ANUDAN EL CABO DE UNA CEREZA CON LA LENGUA

22 ago. 2012

CHOCOLATE





Mi corazón no puede dormir,
se baja de mi pecho,
se estruja las manos
en sus calzones de varón.
Con sus manitos de varón
tantea los pasillos de la casa.
Con sus piernitas de varón
se trepa a la alacena y busca el tarro.
Mi corazón necesita chocolate.
Ven aquí, pequeño monstruo mío,
envuelto en tus papeles plateados.
(Si quiero vivir no tengo que verte).

Te ayudo a trepar y a subir y te coloco
cuidadosamente en mi costado,
donde nos condenaron a esta convivencia.
Mi corazón me mira antes de acostarse,
de volver a su hueco donde siempre es de noche,
de volver a la noche donde hace su trabajo.
El trabajo de mi corazón es darme cuerda
con sus deditos aplicados de varón.
Duermo con un varón desde que fui concebida,
antes de tener nombre, de ponerme un vestido.
Le pido que sea hombre y no se baje de mí.
Ven aquí, pequeño monstruo mío,
ni se te ocurra descorazonarme.
Junto hebras de coraje para no perderte,
me aferro a tus promesas en la oscuridad.
Pero mi corazón no habla,
no puede decirme nada,
son otros los que me hablan de amor.
(El amor es la historia del amor que me han contado).

Para que no me deje,
tendré que convertirme en chocolate.
Para que no se salga de lugar, insomne,
tendré que ser el tarro en la cocina
cargado de tentación y de consuelo,
envolverme en mis papeles plateados,
olvidarme de su funcionamiento,
deshacerme en su boca para sobrevivir.






Imagen: Henri Privat-Livemont, poster para Biscuits & Chocolat Delacre, 1896.



15 ago. 2012

El día que me ames





El día que me ames no ofrecerás tu vida por la mía.
No me prometerás amor eterno.
No jurarás donarme un órgano en caso de emergencia.
No me dirás que sin mí no sos nada
(si es así, me voy ya).
El día que me ames no me dedicarás un libro.
No me dirás: "mañana, en la batalla, piensa en mí"
(debo pensar en mí para salir ilesa,
porque este cuerpo es lo único que tengo).
No me sorprenderás con entradas para un concierto.
No concretarás un plan.
El día que me ames no tendremos sexo.
Quizás el día antes, quizás el día después.
Pero ese día, no.
Amar es una colección de pequeños gestos.
Algún día sabremos bajarnos de la cama,
vivir para acostarnos boca arriba
en el piso de todas las casas,
en el piso de todas las ciudades,
sin ver el cielo que nos contaremos,
sin decir palabras que ya no hagan falta,
algún día sabremos hacernos compañía.  




Foto: Eternal sunshine of the spotless mind (Michel Gondry, 2004).

22 abr. 2011

Interferencia Bataille


"En el momento de la cópula, la pareja animal no está formada por dos seres discontinuos que se acercan y se unen a través de una corriente momentánea de continuidad; propiamente hablando, no existe la unión: dos individuos que están bajo el imperio de la violencia, que están asociados por los reflejos ordenados de la conexión sexual, comparten un estado de crisis en el que, tanto el uno como el otro, están fuera de sí. Ambos seres están, al mismo tiempo, abiertos a la continuidad. Pero en las vagas conciencias nada de ello subsiste; tras la crisis, la discontinuidad de cada uno de ambos seres está intacta. Es, al mismo tiempo, la crisis más intensa y la más insignificante...".

"El impulso carnal es singularmente extraño a la vida humana; se desencadena fuera de ella, con la condición de que calle, con la condición de que se ausente. Quien se abandona a ese impulso ya no es humano; ese impulso es, al modo del animal, una ciega violencia que se reduce al desencadenamiento, que goza de ser ciego y haber olvidado ...".

Penétrame para olvidar mi muerte.
Ámame para resistir
el acto de ver y recordar.






Imagen: Claude Monet, Nympheas, 1906.
Citas: George Bataille, El erotismo.
Música: Where the Wild Roses Grow, Nick Cave & Kylie Minogue. 






18 mar. 2011

NO SOLTARÉ ESTA ESPADA

 
 


No soltaré esta espada.
La sangre de su acero fluyó por mí.
Tuvo que remover escombros enterrados,
arrancar raíces negras,
decapitar el asedio de las obsesiones.
No temblará cuando lleven tu nombre.
Las guerras personales hacen del corazón
un órgano inflexible y radicalmente extraño.
No soporta que lo muerdan más.




Foto: Jan Saudek, The Sword.
 

25 nov. 2010

DE MÁS


Nos preguntamos si nos ataríamos.
O si lo haríamos desatados.
Consideramos que no había diferencia.
Por las dudas escondí una tijera y una soga.
En el bosque.
Pero una de las dos está de más.








Foto: Jan Saudek, The Tiara, 1972.

22 nov. 2010

NO SUELTES


No sueltes tu muñeca para penetrarme.
Cada órgano es un órgano de penetración.
Mi esófago te anuda como un foulard,
mi estómago digiere tus fluidos,
mis intestinos se enroscan a tus piernas.
Que tu abrazo sea manco,
que tengas una sola axila.
Que tu infancia te observe
ejecutando sus insinuaciones.
Empapando sus articulaciones
limitadas.
Así es. Esto era el sexo.
Otra forma (inútil) de saciar el hambre.
Otra forma (inútil) de parar el tiempo.


Ella ya lo sabía. Ya se lo habías contado.
No hay muñeca en este mundo
que se tape los ojos.




Foto: Jan Saudek, The Doll, 1975.

26 oct. 2010

EXITS ALL ALONG THE ROAD


Este tajo es mío.
No es una boca.
No habla.
Porque todas las lenguas están muertas.
Este tajo actúa, que es parir.
Deja caer sus actos perpendiculares a la tierra.
De mi tajo caen taras, miserias y terrores.
Caen, cuando quiero vivir,
unas flores rarísimas.
Flores
como transatlánticos iluminados en la noche,
un cine en el que la pantalla es una sábana,
un volante convocando a asamblea
de flores. Que caen.
Estoy pariendo todo el tiempo.
Cucharas, escafandras, pañuelos.
Yo elegía el color de mis menstruaciones.
El rojo es una convención arbitraria.
Mi tajo es un accidente de la naturaleza.
A mí me toca convertirlo
en una declaración de voluntad.


Imagen: Lucio Fontana, Concetto Spaziale, Attese.

24 sept. 2010

DOUBLE EXIT


Mi tajo es semejante a aquél del que salí.
Debo salir de nuevo, por mi propio tajo.
Debo circunscribir, contorsionarme, adelgazar
hasta moverme como una línea en tránsito.
Tirar lo que sobra. Frotar el exceso. Escupir.
Reducir mi estructura al mínimo mapa indispensable.

Entonces, cuando mi cabeza asome nuevamente,
tensando la soberanía de mis labios,
rechazaré las propuestas del circo y de las tribus.
Diré: me he parido, he cortado el cordón, emancipada,
no hay llanto que no sabe, no hay sangre previsible,
sino el insoportable rastro de mugre acumulado,
la efímera visión de un cielo de estrellas de alquiler.

Me lavaré con la lengua de una aviadora acróbata.
Beberé de la lata donde beben los perros.




Imagen: Lucio Fontana, Concetto Spaziale, Attesa, 1967.

13 sept. 2010

NO EXIT


Del tajo en el que entraste
para hundirme en el mundo,
no saldrás. No lo lamento.
Atragantado de flores y murciélagos,
nada podrás decir.
Nada se dice abajo, en esa noche.
Los murciélagos rivalizan con los pájaros.

(Al tajo que me expulsó a este mundo,
sin pedirlo, no podría volver. No lo lamento.
Está tatuado en mí. Tracé el dibujo.
Atragantada por lo impronunciable,
lo convertí en el cuerno de mi propio unicornio.
Perforo, cuelgo, anudo, elijo el estandarte)

Mi sexo prensil te ha secuestrado.
Sellado con sus labios la salida de tu curiosidad.
No podrías estar mejor en otra parte.
Te como y tus astillas navegan por mis venas.
Ahora que ya me has visto desde adentro
supongo que no hay nada que quieras preguntar.



Imagen: Lucio Fontana, Concetto Spaziale, 1961.