ANUDAN EL CABO DE UNA CEREZA CON LA LENGUA

26 oct. 2010

EXITS ALL ALONG THE ROAD


Este tajo es mío.
No es una boca.
No habla.
Porque todas las lenguas están muertas.
Este tajo actúa, que es parir.
Deja caer sus actos perpendiculares a la tierra.
De mi tajo caen taras, miserias y terrores.
Caen, cuando quiero vivir,
unas flores rarísimas.
Flores
como transatlánticos iluminados en la noche,
un cine en el que la pantalla es una sábana,
un volante convocando a asamblea
de flores. Que caen.
Estoy pariendo todo el tiempo.
Cucharas, escafandras, pañuelos.
Yo elegía el color de mis menstruaciones.
El rojo es una convención arbitraria.
Mi tajo es un accidente de la naturaleza.
A mí me toca convertirlo
en una declaración de voluntad.


Imagen: Lucio Fontana, Concetto Spaziale, Attese.

6 comentarios:

  1. Todos buscamos un tajo que nos mantenga cuerdos.
    Gran poema.

    ResponderEliminar
  2. Yo también nací de un, y con uno de esos tajos de los que tu hablas y del que a su vez parí una criatura de carne trémula que ha acabado con la tradición. De todas formas parece que tiene el caracter de sus predecesoras, pues de sus atributos también salen infinidad de cosas, por la propia voluntad de "parirlas" a su modo.

    Saludos Perséfone, hija de la madre tierra.

    ResponderEliminar
  3. El tajo, la apertura de la feminidad, parir sueños y miserias, pero con valentía para decidir lo que realmente quieres ser.
    Un poema que mueve emociones, simplemente precioso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. quisiera escribir así y poder reconciliarme con él

    ResponderEliminar
  5. Bello e inquietante como escribes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Joder... El color de menstruaciones, la orgías de silencios para las aberturas que terminan siendo las mejores agujas...
    Y es el estruendo que hace ruido..


    Magnífica manera de escribir...

    ResponderEliminar

DAME TU LENGUA.