ANUDAN EL CABO DE UNA CEREZA CON LA LENGUA

16 jun. 2010

EL FLUJO QUEMA (CODA)


Al fin de la ascensión en singular
donde todo ha sido puesto en juego
soy la niña perpleja y reclamada
por todos los colores de todos los sexos.
En mi boca madura una manzana.
En mis ojos de lago piden pista
las estrellas fugaces.
Yo las dejo venir a mí.
Yo no puedo ni quiero decir que no.
Cuelgan del pico de los pajaritos,
del pico de las pajaritas,
del pico de los pájaros de alas duplicadas.
Los pasajeros en tránsito del arco-iris
pasan la noche bajo mi sombrero.



Foto: Irving Penn.

3 comentarios:

  1. "soy la niña perpleja y reclamada..." me gustó el sonido de todo el poema...

    ResponderEliminar
  2. Victoria, no te hagas pis, pero yo te estoy reclamando desde mi vuelo bajo...

    ResponderEliminar

DAME TU LENGUA.