ANUDAN EL CABO DE UNA CEREZA CON LA LENGUA

15 ago. 2012

El día que me ames





El día que me ames no ofrecerás tu vida por la mía.
No me prometerás amor eterno.
No jurarás donarme un órgano en caso de emergencia.
No me dirás que sin mí no sos nada
(si es así, me voy ya).
El día que me ames no me dedicarás un libro.
No me dirás: "mañana, en la batalla, piensa en mí"
(debo pensar en mí para salir ilesa,
porque este cuerpo es lo único que tengo).
No me sorprenderás con entradas para un concierto.
No concretarás un plan.
El día que me ames no tendremos sexo.
Quizás el día antes, quizás el día después.
Pero ese día, no.
Amar es una colección de pequeños gestos.
Algún día sabremos bajarnos de la cama,
vivir para acostarnos boca arriba
en el piso de todas las casas,
en el piso de todas las ciudades,
sin ver el cielo que nos contaremos,
sin decir palabras que ya no hagan falta,
algún día sabremos hacernos compañía.  




Foto: Eternal sunshine of the spotless mind (Michel Gondry, 2004).

9 comentarios:

  1. Hermoso.
    El amor es un sentimiento tan intenso que va más allá del goce y la palabra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Creo que me enamoré. No puedo combatir este sentimiento. Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Así puediera ser el día en el que me gustaría que me amasen: sin promesas y con palabras, acerca de cualquier cosa menos de amor.
    El amor se hace pero no se dice.
    Bien Mariel, sos grande.

    ResponderEliminar
  4. Hacernos compañía a pesar de la lejanía.

    ResponderEliminar
  5. Ese día el amor no vendrá en avión desde destinos exóticos.
    Cuando nos amen estarán a nuestro lado, sin renuncias ni grandilocuencias. El día que nos amen, tal vez algún día.
    Que bueno que abras esta casa nuevamente.
    Te extraño.

    ResponderEliminar
  6. cuando ya no vistas atuendos que te dejen parecer o hacer algo por ello, y solo la piel sea la voz no habrá nada que decir con la palabra, un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Indudablemente me encantó Mariel, porque es lo que me gustaría saber expresar a todavía no sé quién. No importa.

    Te quiero, te lo digo mirando el cielo desde el costado de mi ventana. Te quiero hasta el cielo. Aunque no me veas.

    ResponderEliminar
  8. Este es, al menos, el mejor reflejo de lo que es comprender el silencio que dos personas pueden compartir, de manera sobria, de manera absoluta.

    ResponderEliminar
  9. que buen amor, eso de quedarse boca arriba y no decir palabra.
    Eres extraordinaria, Mariel

    ResponderEliminar

DAME TU LENGUA.