ANUDAN EL CABO DE UNA CEREZA CON LA LENGUA

31 jul. 2010

DESCOLGADA


No corras. No intentes alcanzarme.
El cuerpo es lo último que se retira.
Si lograras tocarlo,
tocarías la sombra que dejó a su paso,
una sombra vacía y ya,
desde el principio de la huida,
sin cabeza.




Imagen: Homo sapiens sapiens (2005)
Video-Instalación, Pipilotti Rist.

7 comentarios:

  1. Sombra que huye inalcanzable y sin cabeza. Sombra rota... Me quedo presa de ti.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Jo....HERMOSO. (te echo de menos).

    ResponderEliminar
  3. sombra acía de un cuerpo en huída, qué maravilla....

    ResponderEliminar
  4. De manera, que casi siempre, lo único que tocamos es tu sombra...

    ResponderEliminar
  5. Tal ve, lo mejor es no correr. Ella nos quiere.

    ResponderEliminar
  6. cuantas sombras vacias tocamos o sentimos,y creyendo que son sólidas.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, llego y encuentro como una especie de secta. Pero me animo igual, porque me gustó el poema. Saludos.

    ResponderEliminar

DAME TU LENGUA.