ANUDAN EL CABO DE UNA CEREZA CON LA LENGUA

14 may. 2010

CREDO


Creo en mi mano todopoderosa
que avanza, toca y quema
la superficie transpirada y urgente
de mi cuerpo.
Creo en mis dedos, sus expertos hijos,
amos y señores desclasados
de todos mis profanos y espléndidos
agujeros.
Multiplicados por obra y gracia
de mi imaginación
sin bozal, sin cierre, sin correa.
Nacidos de mi sed.
Padres de mis prosaicos
estremecimientos.
Descienden
hasta la dicha del culotte;
abren pliegues, lamen cavidades,
resucitan la suma inagotable
de mis nervios.
Suben partiendo mi córtex
hasta ese cielo que parece que sí
pero se corre y no
pero insinúa que sí
y ya no sé
ni quién ni para qué ni cómo
pero de la adorable cruz
de esta tensión
no hay quien me baje.
Parada y apoyada
de espaldas a Dios padre,
tan viva que vivo un poco más
y me declaro muerta.
Pobre el que no se atreve
a horadar
la santa configuración de cada hueco,
la descarriada erección de las salientes.
Creo en todo lo que está caliente:
la comunión de los flujos que me empapan
la hostia que me acercan y me niegan
para mi desesperación.
Subo a la cima del Everest descalza,
te anudo el cabo de una cereza
con la lengua.
Y es todo para mí.
No te doy nada. Nada.
Ni mi patito negro
con su boa de plumas,
ni el látigo de cuero
ni la gloria de los pasamanos
académicos
y las escaleras al infierno.
Ay, qué miedo que me dan
la lanza romana y los arqueros.
Que miren cómo tiemblo
(y no precisamente por sus armas).
Desde mi propio y servicial
toro mecánico,
todo forradito en terciopelo.
Revuelta, rendida, despeinada.
Los apóstatas me abanican
el índice.
Los apóstoles
se inclinan y bendicen
mi extenuación.

4 comentarios:

  1. Victoria: Decime cuál es la forma en que uno se bautiza para practicar tu religión...yo también he terminado sólo por creer en mis manos y en mis dedos multiplicados por miles, afilados como manos de tijeras.
    Me imagino un Benedicto que nos masturba en un rito brutal y se redime, lava sus manos ensangrentadas purificándolas con litros de puro semen...Decime...

    ResponderEliminar
  2. Amén. (yo ...lo conozco de otro lado,eso me hace confirmar mi teoría.)

    ResponderEliminar
  3. Sé de algunos y algunas que saldrían corriendo al leer este Credo.


    Te felicito, muy bueno.


    Saludos.

    ResponderEliminar

DAME TU LENGUA.