ANUDAN EL CABO DE UNA CEREZA CON LA LENGUA

7 ene. 2010

EFECTO PATINAJE



Nada es estable ni es lo que parece
cuando aparece patinando
Rolling Jenny.
Quitate esa bikini, corazón,
mostrá la pista de las marcas del sol
sobre tu cuerpo.
Rolling Jenny es una autopista.
La perdición de los autostopistas.
La penetró todo el sol californiano.
No hay cazador al vuelo que se le resista.
Ni explorador que no asome y desvista
imaginariamente a Rolling Jenny.

Las mínimas stars & stripes del estampado
se escapan y se esfuman de costado
cuando rueda de salón en salón.
Tirar de las tiritas. Eso quieren,
los que extienden su mano, exasperados.
Rolling Jenny y su daikiri de colores
son la promesa evasiva de un tornado
que extenúe sus planes no planeados
y los deje agotados boca arriba.
Esa es la trampa de mi Rolling Jenny.

En su vulva quedan restos de arena.
Baldes, palitas y moldes de animales.
La sombra de una gorra con visera,
el reflejo de un sueño con palmeras
bajo las aspas de un ventilador.
Que alivie los vapores que marean
cuando Jenny se monta al pasamanos
y desciende en trance la escalera.
Quitate la braguita, corazón.
Convidame el cigarro de tu boca,
mientras te arranco el sostén,
mientras pierdo el sostén,
me vuelvo idiota.
Te desato el cordón de los patines
y mi cordura patina en tus confines.
Esa colita que te sujeta el pelo
es un delito penal no excarcelable.
Mi largo invierno se vuelve insoportable
en las gotas de sudor de Rolling Jenny.

Me tenso, inmóvil, observando sus flexiones,
sus trompos solitarios. Sus versiones
de la montaña rusa en plena playa.
Sus pezones erectos son visiones,
son relámpagos entre los cortinados.
En su vulva quedan restos salados
de la espuma que se filtró en los bordes.
Vengo a verla puntualmente cada tarde,
a obnubilarme con su risa. A iluminarme.
A lo lejos soy su crema untable,
su lona a rayas, su boomerang, su frisbee.
Su pelotita, su hueso comestible.
Sé que estoy viva mientras patina Rolling Jenny.





Foto: Just Loomis

22 comentarios:

  1. Tengo que decirlo, aunque sea una vulgaridad: este poema me produjo una erección. Entramos en el terrreno de lo grotesco y de lo macho, pero es así, y no lo creas, pero lo que más me hirvió la cabeza fue "la penetró todo el sol californiano". Es una imagen que no merece demasiadas explicaciones.
    Nunca pensé que una bailarina yanky excitaría tanto los recovecos podridos de mi cabeza. Hasta hoy la odiaba, pero amo a Tolling Jenny.
    Un beso brutal.

    ResponderEliminar
  2. Aquí uno entra y le da por derretirse. Felicidades, si es lo que buscas. Me gustó todo.

    ResponderEliminar
  3. Hete aquí mi lengua.

    Parto con todos los Encintas hacia Babilonia, escuchando ese hermoso tema de los Beach Boys...

    ResponderEliminar
  4. Que de humo. Y todo en blanco y negro.

    ResponderEliminar
  5. guau.. (sigo sin poder decir otra cosa que eso..)

    ResponderEliminar
  6. ...la Rolling Jenny me ha dejado sin palabras.....como que me he acelerado...relatas muy bien....incluso la he visto.
    un beso

    ResponderEliminar
  7. Sigo deleitándome con el estilo y el ritmo. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Me siguen entusiasmando el ritmo y el estilo. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Yo patino, tú patinas, ella nos patina.

    Me gusta cómo mantienes el ritmo del patinaje.

    No me erecciona el alma pero me haces sentir inmensa piedad por la nenita del biquini californiano. Antes creía que en su vulva escondía dientes (ñam-ñam, ya sabes) pero ahora me la imagino siendo yo su crema y sus sombrilla. Piadoso. Te has ganado una parcela de cielo.

    Besos patinados.

    ResponderEliminar
  10. Mi lado literario y poético debe decir: perfecto, logró lo que buscaba el poema.
    Mi costado barrial diría: carpa a full. Perdón por la expresión, son Jeckyll & Hyde...
    Mandaría beso, pero no me puedo sacar a Jenny de la cabeza.

    ResponderEliminar
  11. Esto sí que tiene estilo!

    ResponderEliminar
  12. Que el poema no te produzca una erección, Pulgar... eso sería lo grotesco!
    Si yo fuera Rolling Jenny estaría encantada de haberte provocado.

    ResponderEliminar
  13. No sé que buscaba el poema..quiza que sienta unos patines clavados en el medio del corazón. o quiza otra visión no tan cursi? no sé, pero me encantó. Besoss

    ResponderEliminar
  14. Pulgarcito está erecto! juajua...también...!
    Y además, escrachado en el banner!

    Perse estás tremenda, aunque yo prefiero a Ninnette. (jijiji) Sabías que tiene pecas en la espalda?

    Exitazo tu blog. Seguirá así eternamente.
    Per te, mille baci

    ResponderEliminar
  15. Pulgarcito: Objetivo cumplido. Era lo que buscábamos. Qué alegría. Que dure, que dure. El sol californiano es lo máximo.

    Querido Nes: Bienvenido hombre que da vueltas de campana como los buques valientes. La felicidad es lo que buscamos, sí. Seguimos la pista de su perfume. Y la encontramos, la encontramos. A veces se nos escapa. Entonces pedimos pistas. Danos las tuyas. Un abrazo inmenso.

    Milton de nuestro corazón: Nos rockeás el alma con tu rockola y tu pluma. Tu lengua es savia para nuestro jardín sediento. Las Encintas son babilónicas a más no poder y este tema de los Beach Boys es para enamorarse hasta el fin de los tiempos, que no tienen fin.

    Cher Zarck: Humo, humo, humo. Sí, has dicho bien, eso destila nuestra Rolling Jenny en bikini y patines. Gracias por tu fidelidad. Es esta fidelidad la que valoramos.

    Chica pasa con tambor: Guau. Guauuuuu. Tocá para nosotras. Y no abras los ojos por un rato, así nos ves por dentro.

    Fractal nuestro, Tula: La Rolling Jenny te noquea. También a nosotras. Intentar quitarle los patines es tarea de los dioses.

    Dear Thornton: Deleite y entusiasmo es lo que tenemos. A montones.

    ResponderEliminar
  16. Lug, bicéfalo, tu bicefalía nos parte la cabeza. Te esperábamos ansiosas. Jenny celebra tu visitas girando sobre sus ruedas combustibles. En cualquier momento te muestra los dientes. Dice que sí, que seas su crema y su sombrilla. Que se enamoró de tu pedazo de cielo, pero que también quiere el infierno. El Purgatorio, no. Todo ángel es terrible ... dijo Rilke.

    ResponderEliminar
  17. Pablo Libre: Bienvenida sea tu libertad, encarnada en tu carpa. El costado barrial nos puede, nos puede matar de amor. Te queremos Jeckyll pero también Hyde, aunque sabemos que esa convivencia es difícil. Y precisamente por eso. Grita Jenny que no quiere salir ... de tu cabeza, dice.

    Lanita: Tu Efecto Rizo nos alucinó. Ya con Pancha estábamos deshechas de ternura, pero esa cabeza tuya, tan libre, nos deshace más, si fuera posible. Y nos encanta deshacernos.

    Marina: Estilo California. Suelta mariposas de colores. Besos así, como esas mariposas que se sueltan.

    Chere Palú: Tu visión es belleza cruda. Y pura. Como el perrito que te sacás del alma. A nuestros conejos les encanta, les encanta.

    Nina: A Pulgar se le izó la bandera. Y vos con la data de las pecas ...¿querés inundar Babilonia? Por menos de "tremendas" no salimos a la cancha. Ni ahí. Seguimos besando tus ojos.

    ResponderEliminar
  18. jajajajaaja!
    llámalo libre, llámalo pelos de loca... en cualquier caso me halaga enormemente quedarme de foto presente por estos lares que cada vez me gustan más.
    (Bonita compañía, también..!)
    Sonrojada y sonriente.
    .-)

    ResponderEliminar
  19. Claro claro...olvide que estas son las puertas de Babilonia... y cada vez que se entra por ellas, un extraño calor te corre por las espaldas, y más también.

    ResponderEliminar
  20. A nosotras también!
    (Bueh.. mejor hablo por mi)

    Y otra cosa: Pulgarcito ninguno es sombra de nadie.

    Ambos son únicos.

    Baci

    ResponderEliminar
  21. Tu objetivo lo logras perfectamente,dejas en las palabras más caricias de las que pueda dar cualquier mano,soplas el polvo de cualquier recuerdo que se pudre en un rincón,resurge esa cosquilla entre las piernas de quie lo lee y quien no lo acepte tiene un gran problema. Yo,lo acepto,logras poner de punta los hilos que tejen mis venas.

    ResponderEliminar

DAME TU LENGUA.