ANUDAN EL CABO DE UNA CEREZA CON LA LENGUA

28 dic. 2009

OJOS DE VIDEO TAPE



Ella instaló un proyector
en los ojos perdidos de Manon,
sin darse cuenta.
En las pupilas prisioneras de Manon
los fotogramas muestran
el arco singular e intermitente
de una relación.
Quebrada.
Como el ala de un pájaro ciego.
Como una taza modesta de bazar
donde la porcelana inglesa está vedada.

Ella succiona los pechos de Manon,
buscando lirios y leche postergada.
Un pezón erecto le trastorna los dientes
que muerdan y que sueltan,
que rozan y rasgan y espolean
la montura que está pidiendo a gritos
ser montada. Llueve.
Bajo los párpados en sombras
de Manon.

La película corre.
Es una cinta caliente y perforada.
Perforada y ausente
para cualquiera que intersecte
esa mirada.
Ese lago donde no queda
nada
excepto las astillas obstinadas
del mapa muerto
de una relación.
Una nuca tatuada,
una lengua cincelando la pelvis
que hace aullar y no pide perdón.

"Perdón, Manon, no sé qué te sucede",
susurran sus amantes intrigados.
No quiere juego previo,
les da la espalda
en cuanto acaban y toman lo que dio.
En el iris lleva grabado un epigrama,
en cada fotograma que pasó.
Vuelve a pasar, ella vuelve a pasar,
es la partida repetida de dados
en los ojos tristes de Manon.

En la rueda convexa de la buena fortuna
Manon quedó atrapada.
Sigue girando sola y la rueda oxidada
chirría en su sexo y es su perdición.
Una muñeca olvidada en el parque.
Un tren en marcha hacia ninguna parte.
Una pantalla que sigue proyectando
cuando la sala de cine ya cerró.

Manon se deja tocar, se deja penetrar
por los espectadores.
La atan a la cama. Ella no está.
Manon tampoco. Manon se fue con ella.
Es una montajista del recuerdo
recorriendo la banda de Moebius
de un fulgor desquiciado.
El silencio de lo que fue un estrépito
entre chicas.
Un circuito nervioso y apagado.
Llueve sobre las ruinas
de una relación.





Foto: Nan Goldin

16 comentarios:

  1. Me encanta tu blog.
    Cuenta con mi lengua cuando la necesites.

    ResponderEliminar
  2. Una pregunta técnica, si no te importa: ¿cómo colocas los flash de música en el blog?. Gracias. Tyxandarte.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante lo de Manon. No la conozco, necesito que me la presentes. Es una mujer de piedra a la que cualquier hombre sensible quisiera sacarle una lágrima. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Querido Tyxandarte: Bienvenido y gracias de corazón. Una lengua no se le niega a nadie. El flash de música lo coloco yendo a www.radioblogclub.com. Pesquiso la canción que me interesa, el sistema me da un código para pegar en Babilonia (bajo "añadir gadget" - HTML) y listo. Puedo elegir los colores del flash. Por ahora es el sistema que más nos seduce en el cabaret. Si encuentro otro, te aviso. Estamos en contacto plenamente degenerado, cual arte prohibido por los nazis.

    Pulgarcito: Seguí insistiendo con lo de "pulgarcito" y te vamos a ir a buscar a tu casa. Presiento que a Manon podrías cambiarle la película que constantemente proyectan sus ojos. Esa canción de Serge Gainsbourg fue escrita para ella. Manon ... mais non ... Manon. Eso creo, por eso la inventé. Ahora hasta puedo tocarla. La miro pero sé que no me ve. Es la rehén de un recuerdo. ¿Qué le dirías para hacerla llorar, para hacerla reír, para hacerla olvidar?

    ResponderEliminar
  5. Me gustan cuando tiene final feliz, o abierto...
    Me puso triste.
    Espero ansiosa la de mañana.
    Baci

    ResponderEliminar
  6. Ninoshka: La historia de Manon no termina acá. Te puedo poemizar?

    ResponderEliminar
  7. No sé que le diría. Es la fantasía de los "machos duros" lograr "algo" de la mujer imposible.
    Algunos sueños con santificar una puta. Otros levantarse a la mujer del amigo. Otros, prostituir a una casta.
    No sé que le diría a Manon, lo más seguro es que ella me haga llorar a mi. Un abrazo brutal.

    ResponderEliminar
  8. Pulgarcito: Y eso seguramente restauraría su corazón astillado. Y clausuraría la proyección ininterrumpida y estéril de sus ojos ...

    ResponderEliminar
  9. Hola Perséfone! Me gusta el cabaret desde que era pequeño; también la poesía erótica (aunque es un género difícil, en realidad son dos, el género poético y el erotismo), aunque creo que son cosas que están inscritas ambas en el devenir, y por eso son sustanciales.

    Es raro encontrar blogs de poesía erótica, pues la gente prefiere andarse por las ramas, aburridas al fin.

    Celebro conocerte...

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Este, bellísimo como todo lo que he leído tuyo, me hizo llorar... Recordé los relatos de gente querida que ya no está o está rota y sobre todo, me hizo recordar La Historia de O. Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Me encantó este blog. Seguiré visitando asiduamente. Beso inocente.

    ResponderEliminar
  12. Ninoshka: Ya eres nuestra.

    Variopaint: Somos dos. Celebramos que estés aquí. Visitaremos nuestros respectivos cabarets y no le daremos tregua a la melancolía. Perseveremos en los desafíos. Un abrazo con guantes de seda.

    Mi querido Pedro: Estamos a punto de declararte nuestro ángel custodio. Tu presencia ilumina Babilonia y nos incentiva a seguir lamiendo poemas y otras criaturas. Besamos tus lágrimas. Pauline Reage cuida nuestras espaldas.

    Paluchax: Te esperamos con la fonola encendida y las pipas de hasch en el jardín. Te guardamos un kimono de seda. Ya nos encargaremos de arrancarte otros besos, querida nuestra.

    Valenciax: Gracias. Gracias por tu casa y tus magníficas hetairas que merecen flores, regalos y resueltos besos en la frente.

    ResponderEliminar
  13. Manon se irá a cabalgar la rueda giratoria oxidada.
    Sé que tomará el pulso del sexo de su corazón, y con alas o no de pájaro ciego, saldrá volando sin hacer ruido dejando atrás todos los latidos que la llamaron.

    ResponderEliminar
  14. Exquisita Portinari: Hay un sexo en el corazón, sí. Manon jamás hace ruido y no hará ruido, presiento, cuando se vaya. ¿A dónde irá, Manon?

    ResponderEliminar

DAME TU LENGUA.