ANUDAN EL CABO DE UNA CEREZA CON LA LENGUA

21 dic. 2009

TROCANDO KIWIS


Salgo a cazar kiwis esta tarde,
a entregarlos huyendo del letargo,
escondiendo mi sombra del sudor.
El día es más largo que los días
en los que no sabía todavía
el número de tu habitación y de mis redes.
La pintura se quiebra en las paredes
y la cama se hamaca alrededor
de esta cesta temblorosa de kiwis
en la que nos hemos convertido.
Ya no hay boca, no hay pechos.
Ya no hay vulva.
Hay pulpa y gajos
alucinadamente mordidos
y deshechos.
No hay boca, no hay testículos.
Mis dientes mordisquean
los versículos inscriptos
en tus gónadas.
Mis dientes son los nómadas
que van desde tus labios
hasta el triángulo
que me alimenta a esperma.
Los teléfonos están desconectados.
Mis fluidos hacen plaf, plaf,
sobre tu lengua.
Ni la lluvia sabe mojar así.
Ni un conejito se concentraría,
se afanaría comiendo
de esta forma.
Benditos sean
los que se conforman
con rozarse la piel.
Yo te lamo primero,
vos me lamés después.
Lo hacemos al revés,
a quién le importa.
Los kiwis entreabiertos,
hendidos, exprimidos,
se contraen y se frotan
en las sábanas.
Fue la hora
de la anarquía frutal.
Las aspas del ventilador
soplan la brisa
que aplaca poco a poco
los gemidos.
Fue la hora
de la soberanía brutal.
Esta carne que quema
arde por toda la carne
que se ha ido.





Foto: Ralph Gibson

8 comentarios:

  1. Me gustan tus poemas, mucho. Espero que sigas escribiendo.

    ResponderEliminar
  2. Querida Eria, no puedo abandonar esta adicción. Descubrí tu casa ... ¿qué más quiero de ti? Que sigas escribiendo, también. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  3. ...Bien, ya soy voyeur...
    ...Ahora sólo falta que me confiese adicto: adicto, por ejemplo, a colocarme tu ropa...
    ...Un abrazo...

    ResponderEliminar
  4. ...No sé porqué no se salvó...
    ...Te decía que ya soy voyeur, y que ahora sólo faltaba que me confesara adicto. Adicto, por ejemplo, a colocarme tu ropa...
    ...Y te mandaba besos...

    ResponderEliminar
  5. Mi Dios, cómo escribís!
    YA soy adicta.
    Pasaré a buscar mi ración diaria.

    GRAZIE!!!!
    Saluti

    ResponderEliminar
  6. genial. y que grande billie holiday!! te sigo de cerca ;) un beso

    ResponderEliminar
  7. Miguel Ángel: Te presto mi impermeable si me das una camisa tuya y una corbata (de las que no solo se anudan al cuello). Yo te mandaba señales, desde antes de conocerte.

    Nina-Adicta: Nunca te alcanzará y eso será lo bueno. Una fruta que se entrega y sí, que se entrega y no, y sí.

    Damatista (¿Dama de las Amatistas?): La amatista es mi piedra. Por las noches bebe energía lunar y al caer el sol la dejo dormir sobre mi nuca. Billie es inmensa. Me dejo seguir. Me dejo.

    ResponderEliminar
  8. La vorágine diaria inmunda me obliga a elegir al azar un poema para leer por primera vez tu espacio. Decanto en este poema.......ya no puedo seguir trabajando concentrado, el Monte Everest invadió mis vestimentas y mi cerebro se choca con todo.
    Gracias....ya volveré con más tiempo, lo prometo.

    ResponderEliminar

DAME TU LENGUA.