ANUDAN EL CABO DE UNA CEREZA CON LA LENGUA

30 dic. 2009

PROFUNDO, PROFUNDO

A Nina.



Diluviaba sobre Babilonia.
Se quitó el sombrerito.
Apoyó la escuálida maleta
sobre el sofá tapizado de brocato.
Inundó con su risa las lámparas antiguas,
los cortinados rojos, los pajaritos mudos,
detenidos y absortos de los jarrones chinos.
El salón no quería secarse.
Se obstinaban en afinarse las agujas
de los antiguos relojes, conmovidos.
Ante la risa insomne,
el columpio de agua de Ninette.

Ninette nada hasta el fondo del río,
sin escafandra ni tanque de oxígeno.
Todos supimos que sería buscada.
Los toma de la mano y los empuja
hasta el límite corrido y trastornado
de su sedienta caverna vaginal.
Les tributa la obsesión de su estocada.
Buscan los restos de sus propios naufragios
entre los arrecifes y las fosforescencias,
los veranos boreales y el eclipse salado
de las resueltas contracciones de Ninette.
La luna cuelga al revés, cede la Vía Láctea,
la visibilidad submarina es excelente.
Hasta que el eje tiembla y persiste en desplazar
las vacilantes y humedecidas certidumbres.
Los caramelos corren a deshacerse en el presente.
En Ninette ríen las extremidades,
las curvas de sus brazos de remera,
sus piernas como agitados puentes
hacia el Nunca Jamás.

No hay nada que te alumbre como el aro
beligerante y protector de su cintura.
Provoca entre sus peces codiciosos
la narcolepsia de los bordes abisales.
Todo vira a un azul de sirena sin freno,
tu pulmón va perdiendo terreno,
tu cabeza ofrenda la cordura,
te ahogás entre las algas nebulosas
de los escándalos elementales.
Los elementos muestran su cara impura
y aniquilan la cara en el espejo.
Ninette se ríe de las calamidades.
En tu esternón diseña su reflejo.
Lame los huecos heridos de las cosas.
Si no hace pie insulta y recomienza
su descenso,
suelta un "fuck" como el de John Frusciante
cuando se olvida la letra y continúa.
Su experimento dulcemente trastornado
sin arneses ni sogas.
Ellos se pegan a su boca asfixiados,
imantados por su voracidad.
Ninette empuja y otorga el boca a boca
como un pase a la Atlántida,
fatal y provisorio.

"¿La ves, ves las torres y las catedrales,
los palacios y los niños dormidos
a los pies de las bestias y las flores?
¿Ves los caballos del ejército rendido,
pastando a las orillas del invierno?"

Ellos ven mal de amores,
el buque genital no sale indemne
del oleaje adictivo de Ninette.
Ahora es mar que izó bandera en rojo.
Se sumerge y seguís la linterna
de esos ojos volados de este mundo.
Estás condenado a retornar,
a nadar y bajar más profundo
de lo que alguna vez te enseñaron
a bajar.

12 comentarios:

  1. Bajar es el camino? O hacerse el pelotudo? Yo, de verdad, preferiría llegar a Babilonia con mi sombrero ridículo. Se puede entrar sin sombrero? Un abrazo y buenos años por venir...

    ResponderEliminar
  2. Pulgarcito (hagamos como que tenés otro nick, éste nos pone nerviosas, ya te dije, ¿no podés elegir algo que no sea un dedo, que además sueña?). Bajar es el camino en este caso. Y hacerse el pelotudo, si te pesca un amante celoso de Ninette. Sí, podes entrar sin sombrero. Y también podés dejarte el sombrero puesto (fondo con voz de Joe Cocker ...)

    Buenos años y temblores y auténticos fuegos por venir, por venir para quedarse.

    ResponderEliminar
  3. Está bien, me lo cambio. A mi edad, Pulgarcito soñador suena un poco ridículo. Buscaré uno adecuado. Abrazos desde el Inferno...

    ResponderEliminar
  4. amo el Oceano,
    ..pero el de Ninette es más que profundo...pués tú....
    .. conoces el mar...
    te suena..Melody Gardot?

    ResponderEliminar
  5. ...Querida Perséfone: llámame sentimental, pero entiendo esta profundidad como un latido...
    ...El caso es que me ha puesto mucho lo que has escrito, en fin: contradicciones que tiene uno...
    ...Un abrazo voyeur...

    ResponderEliminar
  6. ¿Para que bajar, Ninette, y convertirse en portera de Atlántidas y otros antros? Nada de besos...Nada de saladas profundidades marinas (aunque nos engañen con su lejano sabor a piel) ni abismos ni infra nada ni sobre nada. Arde Ninette, quema y mata... pero en superficie, a nivel epidermico. Si hay piel,¿para qué otras cavernas?¿Para que horadar en fosas de las que ya huyeron las perlas y sólo quedan en ellas esos horribles peces abisales, sexos secos como del pleistoceno? Si hay piel en el bosquecillo o en el límite de la playa ¿para qué el hundimiento morboso? Si se hunde Ninette,¿quién lame los huecos heridos de las cosas?.

    Sois tan mística Perséfone!!

    Un susurro y un pequeño roce de dedos (salud)

    ResponderEliminar
  7. Pulgarcito-que-sueña: A cualquiera de tus edades todo te sonará bien. La cuestión es que en el cabaret los dedos nos alteran ... En el Inferno te hacemos compañía, lánguidas y entusiasmadas.

    Tula-que-nos-dibuja: Conozco el mar. Dejo que me lleve, le confío todas mis posesiones corporales. Mis secretos, también. Sí ... Melody Gardot. Es amiga de nuestra Melody Nelson. Y, claro, nos recuerda a Brigitte. Le pediremos a Lucrecia H. que la invite a sonar en esta casa, en tu honor. Besos salados.

    Dear Miguel Angel & Fabulous Invisible Trumpeteer: Te adoramos porque eres un sentimental. Por eso te buscamos. Por eso te pensamos. Ponerte es, precisamente, nuestra idea. Nos aburriríamos mortalmente si no existieran las contradicciones. Las investigamos con la lengua en el Salón Escarlata. Ya te contaremos. Te anudamos con una cola de sirena.

    Carissimo Lug: Nada de misticismos, no. Nos encantan los roces eléctricos y los dulcísimos, pero también nos sumergimos en las penetraciones. A menudo es en las fosas abisales, en las capas subterráneas más inadvertidas, donde laten las heridas abiertas. Por eso Ninette practica el submarinismo. Ah ... nos ha hecho tan felices tu llegada. Destapamos una botellita de lemoncello que nos regaló un capomafia y te reservamos un vaso para el último sorbo. A Ninette le encantaría servírtelo enlazando tus dedos con la tiras de sus nuevas sandalias romanas. A tu salud.

    ResponderEliminar
  8. ¿En el congal de los sentimientos vive Ninette?.
    Curiosa forma de recibir amor....

    Besos de buenos deseos para el 2010.

    ResponderEliminar
  9. Me hiciste llorar, tontita.
    Todavía estoy llorando. Nunca nadie me dedicó una poesía, poema o cómo se llame.
    Terminar el año así es un lujo que no todos se pueden dar. Soy tan felíz!

    Grazie, grazie, regina.

    ResponderEliminar
  10. Amoroso Sommer: Sí, Ninette brilla en el congal. Todas las formas de recibir de dar y recibir amor son curiosas, vistas de cerca. Un 2010 que arda.

    Ninoshka: La regina sei tu. Non piangere. Il poema ti aspettava, sei una donna da poemizzare.

    ResponderEliminar
  11. Fantástico poema...tienes un homenaje tibio allá.

    Bs.

    ResponderEliminar
  12. Variopaint: ¿De qué estás hecho para crear semejante sinfonía acuática? Ninette se ahogará, estremecida, en sus propias lágrimas ...

    ResponderEliminar

DAME TU LENGUA.