ANUDAN EL CABO DE UNA CEREZA CON LA LENGUA

27 dic. 2009

PUEDO SOLITA



Ayer me compré un consolador.
Caja de cambio. Tres velocidades.
Es un extraño animal. Que me devore.
Que me clave a su cuerno y me calcine.
Me puse solo las botas de vaquera.
Es sábado a la noche. No me arranca.
No se mueve, no activa, no se entera.
Lo miro cara a cara.
Incrédula, en stand-by, desconsolada.
Le digo: "¿qué te pasa? ¿no podemos hablar?"
"No sos vos, soy yo", me lloriquea
entre mis ingles mirando hacia otro lado.
Tan previsible, tan vulgar, tan de tarado.
Pero es sábado a la noche y yo me incendio.
"¿Si te ponemos en primera,
para ir de a poquito,
para que no te sientas abrumado?"
"¿Si te ponemos en segunda
y vamos carreteando de la mano
hasta el despegue?"
"¿Si te ponemos en tercera
y la cortamos y volamos de a dos
la noche entera?"
No sabe/no contesta.
Me exasperan sus ojos de pescado.
Mis botas exigen carretera.
"¿No querés que te riegue?"
"No, necesito un tiempo",
balbucea inerte en mi entrepierna.
De mi cueva un dragón escupe fuego.
"Mi intensidad te inhibe, lo sé,
no te preocupes".
Sacude su cabeza. Me entusiasmo.
Hay señales de vida. "Te intimido"
Pero no. "Es que estoy confundido".
Es un mamerto total. Que se retire
y se vuelva al sex-shop del que ha salido.
Los tacos de mis botas se han crispado.
Son las tejanas del Lejano Oeste
que no se inclinan, cueste lo que cueste.
"Quiero un orgasmo, no busco un marido",
pongo música y lo meto en su caja.
Mi índice es una especie de navaja
lista para empezar el recorrido.
Las suelas ensucian las sábanas blancas.
Clavan en el colchón sus estertores.
Mis manos se turnan. Se entretienen.
Juego, me inundo, trepo y hago cumbre.
Que los desertores se deslumbren,
que miren, que aprendan, que jadeen.




Foto: Jeanloup Sieff

12 comentarios:

  1. ...me doy estoy dando cuenta que los poetas.artistas están en los blogs, no en las librerías...
    gratamente.

    ResponderEliminar
  2. Y sí, es el problema de los centímetrosexuales... demasiada sensibilidad, demasiadas dudas y rodeos buscando su lugar en el mundo.
    Afortunadamente, el pragmatismo y la fantasía están de nuestro lado. Salud!

    ResponderEliminar
  3. Qué manera tan original e innovadora de presentar un poema erótico descarnada pero finamente, con gusto, con arte, con numen. Tan magistral como el arte de la masturbación que describes en detalle pero dejando siempre espacio para los espacios en blanco que es preciso llenar con la imaginación y que se agradecen. El diálogo con el vibrador es simplemente genial. Te felicito. No todo el mundo puede abordar un tema como el escogido y salir airoso al final. Tú lo has conseguido con total dominio del poema. Adelante y no dejes jamás que en tu bellísimo arte entren la vulgaridad y el lugar común. Para que el sexo, el erotismo, el morbo, la 'putería' en sí tengan éxito, es necesaria una gran dosis de refinamiento y misterio. Eso separa a la poesía erótica de altos registros de la poesía pornográfica tal como separa a las 'putas de alcurnia' de las pobres chicas que se mueren de frío en la calle. Abrazos desde mi Isla.

    ResponderEliminar
  4. cuánta consideración
    por ambas partes
    lo que no le pediría a un amante
    te lo da un transistor

    qué mundo
    cuántas posibilidades

    mientras las sopeso
    un abrazo licántroPOP!
    y shlm

    ResponderEliminar
  5. Dama de Mis Amatistas: Geniales las manos que pueden lo que no pueden los tristes sucedáneos de las manos. Besamos tus talones asomados al misterio.

    Cher Tula: El artista es el cuerpo. El hambre guía su mano. Sé bienvenido a esta casa donde uno se pierde, pero para su dicha.

    Ninoshka: Soberbia tu fidelidad a la adicción. Baci e tante cose belle ...

    Laura: Todo está de nuestro lado. La cabeza es lo primero que se activa. Después avanza el cuerpo. A thousand kisses deep, salidos de la voz de nuestro sacerdote Leonard Cohen.

    Refinadísimo Pedro: Nos ha dejado boquiabiertas, aun más de lo habitual. Transcribiremos tu declaración de amor sobre el tapiz de seda más bello de este cabaret, a puro rouge escarlata. Visitaré la Isla. Vuelve a la nuestra.

    La Judith: Conoces el pecado, lo sabemos. Conoces el estremecimiento. Estás un tanto de la ducha. Nosotras, también. Por eso, por cierto, te adoramos. Reciprocamos el abrazo ¡licántroPOP!

    ResponderEliminar
  6. Me parece que lo presionaste demasiado. Los hombres máquina, a veces, no pueden responder por sí solos. Un abrazo, otro.

    ResponderEliminar
  7. Pulgarcito: Por eso nos gustan los hombres sin batería, no programados, no planificados. Los hombres sin transistores. Solo con antenas-caza-deseos.

    ResponderEliminar
  8. Querida Perséfone: Me hornas al distinguirme de tal manera... Me encantan las 'putas' desde niño. No tanto por lo sexual, por lo carnal, por lo manido: sino por lo que llevan dentro; por sus corazones enormes y lastimados necesitados de caricias y besitos en las ásperas callosidades que les ha hecho crecer la vida... Me fascinan también las experiencias que acumulan en sus respectivos universos, la psicología que aplican a sus clientes y a sí mismas; el puritanismo oculto y silenciado que la mayoría lleva reprimido dentro y la ternura desbordada y fresca de sus momentos de verdadero amor, placer y éxtasis. Amo, en resumen, la entrega total y sin precio que hace una 'puta' a su amigo que no la juzga y la sostiene cuando deshecha y vulnerable como una niña se arroja en sus brazos para llorar y ser consolada y querida. Soy, además, homosexual y todo homosexual lleva una puta sensual y sufrida por dentro. Ahora me conoces más y sabes de dónde vengo. No te conozco como persona, pero como artista de la palabra me pareces genial. De poeta a poeta, un abrazo cálido. Te espero siempre en mi Isla.

    ResponderEliminar
  9. "quiero un orgasmo, no busco marido".
    me lo voy a hacer pintar en la cabecera de la cama.
    un gusto, un placer y un vicio haber encontrado tu blog.
    (mi catálogo de perversiones sonríe al saberse prontamente ampliado)

    ResponderEliminar
  10. Bendice a este náufrago
    con el agua de tu sexo
    regálame el grito placentero
    que eyacule tu garganta
    dame la visión del esfínter
    que aprisiona el paraíso
    déjame en la mirada
    el cielo de tu orgasmo
    y después
    empaqueta
    el vibrador de tus delicias
    hasta la siguiente medianoche.

    ResponderEliminar

DAME TU LENGUA.